La historia de los buenos camareros continúa. En la primera parte, “Un buen camarero se enfoca en el invitado, no en el dinero (Parte I)” cubrimos las partes: enfocarnos en el invitado, fijar metas en dinero, cuidar las mesas y acceder a la mesa. Lea lo que trae la segunda parte de esta historia sobre los secretos del camarero.

Descartar el guion en comunicación con el invitado.

Cuando un invitado le pide al camarero una recomendación para comer o beber, la mayoría de los restaurantes tienen respuestas preparadas para un par de comidas y un par de bebidas que ofrecen a cada invitado a pedido. Eso es genial, pero ¿qué pasa si el mismo cliente visita las instalaciones nuevamente y pide una recomendación y el camarero responde de la misma manera que la primera vez? Su respuesta se convierte entonces en una cinta aburrida que gira siempre de la misma manera. La mejor forma de separar la molesta barra de repetición es cambiar el orden en el que mencionas esas cosas. Deje que su respuesta siga la lógica en el orden en que la pronuncia.

Este tipo de comunicación no requiere pensar demasiado, pero realmente requiere que usted piense un poco para no sonar y hablar como un guion. Esto es lo mínimo que debe hacer para tener la oportunidad de avanzar en su negocio. Los empleados que no tienen la iniciativa propia para mejorar su forma de trabajar suelen permanecer en el mismo lugar y no son recompensados ​​ni promocionados solo por eso. No forme parte de empleados que trabajan como en una cinta y no piensan por sí mismos.

No te pierdas:  Cómo ser un buen camarero: Consejos para los camareros y formas de aumentar las ganancias

Miedo a la opinión

Una gran cantidad de camareros temen decirle al cliente lo que no le conviene, y realmente supera las posibilidades tanto de la instalación como del camarero. Las buenas ventas no significan hacer cosas que no quieres hacer. Nadie puede vender hielo a los esquimales.

El poder de vender también significa rechazar un servicio a un cliente que no es ni personal ni poco ético, sino que se realiza por una razón real. El enfoque en la decisión es que el cliente no obtenga un sabor que no quería o un servicio que no quería. Un arma de doble filo también es un plato o bebida que el gerente fuerza en la venta, al mismo tiempo que le brinda un incentivo financiero por cada venta realizada. Esta forma de hacer negocios alienta a los camareros a ver a los clientes como billeteras ambulantes en lugar de como invitados.

¿Cuándo es seguro vender estos productos de la oferta?

La respuesta es simple: Entonces, cuando el invitado acepte el pedido con gusto de usted.

El objetivo es distraer al invitado del orden que usted siente de la experiencia que no le gustará al invitado. Cada establecimiento tiene en su oferta platos o bebidas mediocres y es posible que el cliente se sienta decepcionado al pedirlos. Ofrezca al invitado una opción y luego ofrézcale una oferta preferida por su gerente. De esta forma, no obligas al cliente con la promoción, y en la venta logras que el cliente esté al máximo satisfecho con tu recomendación y el gusto que le recomiendas. Esto asegura que su venta sea lógica y discreta, lo que lleva a la confianza del cliente en usted y al regreso del cliente a las instalaciones.

No te pierdas:  Biblia del camarero: 101 consejos para ser un buen camarero (Parte I)

¡Tomar el examen!

Haremos una pequeña prueba para asegurarnos de que está funcionando correctamente.

Cuando tu amigo te visite, ¿qué le recomendarías?

Si ha recomendado lo mismo a sus invitados que a su amigo, entonces sabe cómo trabajar y cuidar a los invitados.

Rompa la regla de secuencia y recomiende a los invitados qué mejora su comida.

Tu experiencia al solicitar una recomendación y degustar lo que recomiendas. También ha incluido sus opiniones y conocimientos personales en su recomendación. Esta es una forma superior de servicio que brinda porque también comparte sus conocimientos y opiniones derivadas de la experiencia.
No está vendiendo secuencias de comida o bebida preparadas, pero recomienda la secuencia que cree que es la mejor y más sabrosa.

Rompa la regla de secuencia y recomiende a los invitados qué mejora su comida. La mayoría de los invitados no se opondrán a esta sugerencia y usted no debe sentir que ofenderá a nadie. Ofrecer estos suplementos no ofenderá a los invitados siempre que sean suplementos alimenticios lógicos, no un proceso continuo que ofrezca a cada uno de sus invitados. La clave en todo este proceso es hacer cosas que sean de interés para el cliente, no para el personal. Vender comidas o bebidas que no son la mejor opción para los clientes perjudicará tanto a la instalación como a usted a largo plazo.

Nunca olvides que el cliente determina a dónde irá y cuánto dinero gastará, así como cuántas propinas te dejará. Un invitado al que le ha proporcionado una excelente comida es un invitado feliz. No puede ofrecer a todos los clientes una comida y una experiencia excelentes, pero puede intentarlo. Si no lo intenta, sus invitados y su cartera notarán la diferencia.

No te pierdas:  Calzado recomendado para trabajar en cocina y restauración

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

De momento no hay votos 😕

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Compártelo!