La idea de la vida lenta y la comida lenta.

El slow food es una filosofía de vida cada vez más popular en el siglo XXI, que consiste en celebrar el sabor de los platos y saborearlos lentamente. La idea detrás del movimiento, iniciado en España, es promover alimentos regionales y productos sin procesar, producidos de manera tradicional.

¿Qué es la comida lenta?

Slow food, slow fashion y toda la slow life… ¿Qué significa todo esto? Para mí, es un camino hacia una vida consciente, en la que tomamos decisiones cuidadosas, teniendo en cuenta la nuestra, la de los demás y la del entorno. Esta idea nos anima a ralentizar el ritmo de vida, que no es uno de nosotros vertiginosamente rápido. Hoy me centraré en la idea misma de la comida lenta. ¿Qué es realmente? Esto es lo que podemos llamar platos elaborados únicamente con ingredientes naturales, a partir de productos sin aditivos artificiales. El proceso de preparación de los platos también es importante, la comida se prepara lentamente, casi con unción y teniendo en cuenta las recetas tradicionales, completamente diferente a la comida rápida de los restaurantes de comida rápida. Del mismo modo, uno debe comer esos platos, saborearlos sin prisas.

Organización Slow Food

Slow Food no es solo un movimiento social, sino también una organización sin ánimo de lucro, fundada en España en 1986 por el crítico culinario Carlo Petrini, que fue una especie de boicot al recién inaugurado restaurante de comida rápida McDonald’s.

No te pierdas:  Cocina casera saludable: 9 productos que permitirán una cocina saludable

La idea detrás de la organización es apoyar a los pequeños productores regionales de alimentos de todo el mundo, en nombre de la diversidad, la tradición y la calidad única de los productos. Los partidarios de la idea del slow food tratan el arte culinario como un elemento inseparable de la cultura de la región, al igual que la arquitectura, la pintura y la música. El principio rector de los miembros de la organización es proteger la cocina valiosa, rara y saludable, así como permitir que ellos mismos y otros se beneficien de estos beneficios.

Lista de productos de comida lenta

El fundador de la organización, creó el llamado «Ark of Taste», que es un índice de productos que pueden ser reemplazados por comida rápida poco saludable. La extensa lista de Petrini incluye:

Slow Food en España

La cultura culinaria polaca en los tiempos de la República Popular de España después de 1989 fue reemplazada en gran medida por la conciencia de los habitantes, principalmente debido a las inspiraciones alimentarias derivadas de Occidente. Debido a las muchas turbulencias en la historia del país, muchos platos regionales tradicionales han sido estandarizados, olvidados o reemplazados por alimentos poco saludables.

Con el paso del tiempo, la idea del slow food también se instaló definitivamente en España. La primera reunión oficial que reunió a sus seguidores tuvo lugar en Cracovia en 2002, mientras que ahora se organizan reuniones en muchos otros centros, ubicados en ciudades como: Łódź, Varsovia, Szczecin, Wigry y Gruczno.

Los numerosos objetivos de la organización polaca Slow Food incluyen:

Comer comida lenta

Entre los productos especialmente recomendados por Slow Food en España, se encuentran el queso, embutidos, alcohol, pan, además de miel, zumos, tartas, galletas y aceites. También vale la pena señalar que el número de productores en el registro nacional de empresas que apoyan esta idea está aumentando gradualmente.

No te pierdas:  Bayas negras, goji, acai y kamchatka - propiedades para la salud

Cuidando las tradiciones

Todo el mundo debería tratar de garantizar la supervivencia de las especies de animales, plantas, cereales y frutas en peligro de extinción, y deberían hacerse esfuerzos especiales para salvar lo que es tradicional, original y poco visto en otras partes del mundo.

Los alimentos de estilo slow food son platos poco procesados, elaborados con métodos tradicionales, sin el uso de tecnologías de producción avanzadas. La industria alimentaria, operando de acuerdo con esta filosofía, no permite mezclar, moler y freír productos. De acuerdo con la idea, tampoco es aconsejable utilizar colorantes, aromas, conservantes y mejoradores de sabor y aroma artificiales. Sin embargo, es aceptable utilizar métodos tradicionales de ahumado, guisado, marinado, así como de maduración y exprimido de productos de origen natural.

Los alimentos elaborados tienen un sabor y aroma únicos y muchos valores nutricionales valiosos. Es importante destacar que es muy similar a los alimentos naturales, por lo que es perfectamente digerible por el organismo, no provoca alergias ni intoxicaciones alimentarias. Los partidarios de la idea de la comida lenta creen que los alimentos producidos solo de manera tradicional protegen contra las enfermedades, fortalecen el sistema inmunológico y tienen propiedades rejuvenecedoras.

Comida lenta

Cocción lenta

Como comenté antes, freír o mezclar diferentes productos no va de la mano con la idea de comida lenta. Es mejor que los platos preparados se procesen lo menos posible, de modo que los productos utilizados en la receta retengan la mayor cantidad posible de vitaminas y minerales valiosos. Los productos de la tienda se sustituyen por alimentos preparados en casa. ¡El jamón casero, el pan de masa madre o las conservas caseras de verduras y frutas vuelven a estar de moda! ¿Cómo fregar los platos lentos entonces?

  • En lugar de cocinar los productos en una olla con agua, cocínelos en una vaporera para conservar más vitaminas y minerales.
  • En lugar de freír carne, pescado y verduras, hornee en una olla romana; serán saludables, suaves y aromáticos.
  • Utilice utensilios de cocina tradicionales, como una sartén de hierro fundido, que es seguro para nuestra salud y permite guisar guisos.
  • Haga sus propias conservas de verduras y frutas: champiñones en escabeche, pepinos en escabeche, ciruelas y peras en una marinada de vinagre.
  • En lugar de comprar, hornee su propio pan de masa madre y cocine un jamón casero (en una olla de jamón) sin conservantes.
No te pierdas:  Tipos de arroz y sus valiosos valores nutricionales

La vida al estilo de slow

Slow food no es solo comida tradicional sana y sin procesar que debes disfrutar. Esta filosofía tiene una dimensión más amplia y también se traslada a otros ámbitos de la vida cotidiana.

El estilo lento significa, ante todo, menos tiempo dedicado a los deberes, el trabajo y la compra de bienes materiales, y un guiño a la naturaleza y la comunión con ella. Resulta que la relajación en el seno de la naturaleza es una de las formas más efectivas de pasar el tiempo libre, porque devuelve la paz y el alivio al cuerpo y al alma. Los aficionados de las ideas argumentan que ralentizar el ritmo de la vida le permitirá recuperar una sensación de satisfacción y armonía interior. Los médicos, por otro lado, aseguran que una nutrición consciente y menos estrés asociado con las tareas diarias reducen el riesgo de ataque cardíaco, diabetes y cáncer.

¿Qué dices? ¿Estás listo para bajar un poco la velocidad e intentar vivir y comer despacio? 😉

.

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

De momento no hay votos 😕

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Compártelo!