La bondad y la higiene van de la mano: los 4 secretos para limpiar la herramienta principal de tu bar cada día.

Entre los secretos para mantener la alta calidad de sus expresos y capuchinos que embelesan a sus clientes cada mañana, no hay que subestimar un aspecto importante: la limpieza regular de la máquina de café. Cada noche, después de apagar el cartel de su bar, antes de cerrar el día, es necesario dedicar 30 preciosos minutos al cuidado de su instrumento principal. Además de esta cita diaria esencial, hay otras comprobaciones con un plazo más diluido.

  • ¿Tienes miedo de olvidar algo?
  • ¿Tiene miedo de no saber programar adecuadamente las operaciones necesarias para el correcto mantenimiento de su máquina?
  • ¿No sabes qué herramientas necesitas?

A continuación presentamos una sencilla guía, en la que hemos incluido un resumen de todos los pasos necesarios y también información útil para hacer de estas comprobaciones un hábito  de implementar y fácil de mantener.

Máquina de café, ¿Qué operaciones hay que hacer al final del turno?

¡No es sólo una cuestión de limpieza! Mantener la cafetera en las mejores condiciones para trabajar es una condición imprescindible para servir cada día tazas de bondad que no defraudarán las expectativas: la limpieza permite hacer que la máquina funcione a su máximo rendimiento.

Una investigación reciente ha puesto en la parrilla los 10 errores cometidos por los baristas: tal vez no sea una sorpresa descubrir que el más común (casi uno de cada dos de la muestra) es la mala limpieza del equipo (lea este artículo para saber cuáles son los otros errores de la lista).

Nuestros enemigos diarios son, por lo tanto, los residuos de grasa y polvo, que tienden a acumularse en la máquina durante la actividad normal de la cafetería. Si no se eliminan adecuadamente, estos depósitos no deseados pueden oxidarse y ponerse rancios. Esto puede afectar negativamente al sabor y hacer que el café adquiera un sabor amargo y un olor desagradable.

Por lo tanto, repasemos juntos todas las operaciones que hay que realizar para una limpieza regular: cada noche hay que limpiar el interior; con menos frecuencia hay que regenerar el molino y cada semana hay que cuidar la tolva del molino-dosificador (llamada campana). Descubramos juntos cómo proceder de la manera más efectiva.

Todos los elementos que están en contacto con la mezcla, el extracto líquido y la leche necesitan una limpieza profunda diaria. Necesitarás un detergente específico, un cepillo de teflón, un filtro ciego y un horario correcto.

Aquí está la forma de proceder en 4 pasos

1. Remoje los filtros y las copas de filtro en una solución de agua caliente tomada de la caldera junto con una cucharadita de detergente durante unos 15 minutos.

Después de este tiempo, enjuague las copas del filtro. Tengan cuidado de no usar nunca esponjas metálicas abrasivas en el interior, que podrían dañarlas.

El último paso, después de limpiar la máquina, es reposicionar el filtro en la taza y dejar las tazas enganchadas a los grupos sin fuerza de apriete.

2. Pasa el cepillo por encima de las juntas y duchas para limpiarlas en seco y eliminar los residuos secos de café en polvo.

3. Ejecuta un ciclo de filtro ciego para limpiar los grupos de cervecería. Colocar el filtro especial, de la misma forma que los normales pero sin agujeros, insertando una pequeña cantidad de detergente en su interior. Encienda y apague el suministro de agua cinco veces alternativamente durante diez segundos, luego enjuague repitiendo la misma operación, pero sin detergente, durante el mismo número de veces.

4. Sumergir la varilla de vapor en una solución de agua fría y detergente, haciéndola funcionar unas diez veces. Cuando el agua se vuelve tibia, repita el proceso para enjuagar la suciedad y los restos de detergente.

En este punto, todo lo que tienes que hacer es revisar a fondo las rejillas y los portavasos y la máquina de café está lista para una noche de descanso y luego, mañana, para ofrecer a los clientes de tu bar el fragante y delicioso expreso que esperan.

Qué hacer durante el servicio y cómo mantener la máquina eficiente durante la semana

Las operaciones de fin de día que acabamos de describir deben ir acompañadas de algunos trucos continuos. No basta con esperar al final del turno para mantener su máquina al máximo rendimiento. Es aconsejable eliminar la suciedad a medida que se deposita, también para evitar el riesgo de transmitir una imagen descuidada a los clientes. Después de cada café, sólo hay que hacer correr un poco de agua para lavar las partículas de la mezcla usada, para evitar que liberen un mal sabor en el siguiente uso.

Antes y después de espumar la leche, es una buena idea purgar la varilla de vapor y limpiarla con un paño húmedo para eliminar el residuo graso que reduce el parto y, sobre todo, puede convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias. Las rejillas del portavasos también deben limpiarse para evitar que se ensucie el fondo de la siguiente taza. La operación es tan simple como esencial. Sólo cierra el tanque con la palanca, muele el poco café que queda y elimina los residuos del dispensador.

Una vez que se haya quitado el estaño, vierta el detergente en polvo apropiado en las muelas, vuelva a introducir la campana y deje que las muelas vuelvan a girar; con la ayuda de un pequeño cepillo, limpie todo el interior.

Finalmente, la campana debe ser lavada al menos una vez cada tres días, rociando un detergente apropiado en su interior. Con la ayuda de papel absorbente, las superficies internas y externas se limpian.

¿La máquina está encendida o apagada por la noche?

Esta es una pregunta que muchos profesionales se hacen. Apagar la máquina ciertamente conduce a un ligero ahorro de energía, pero los «contras» de apagarla por la noche son diferentes: los cambios de temperatura crean una mayor suciedad y un desgaste más pronunciado de las diversas partes debido a la expansión de los metales. Además, por la mañana, la máquina tardará en alcanzar la temperatura necesaria. En conclusión, es mejor dejarlo encendido al final del día, reservando el apagado para los cierres prolongados.

15 minutos de cuidado diario para hacer su expreso excelente

¿Quieres construir la lealtad de los clientes y hacer que tu servicio de café sea digno de un Oscar? La limpieza debe ser un buen hábito con el que terminar cada día. Todo lo que necesitas son 30 minutos al día y un horario preciso y organizado. La útil y efectiva guía de limpieza de máquinas que acabamos de recorrer juntos puede ayudarte. Preparar el café de la mejor manera posible es un aspecto importante de la profesión de barista que no puede separarse del cuidado de las herramientas de trabajo.

¡Comparte tu experiencia y profesionalidad!

Junto con la calidad de los productos, la competencia del barista, la elección y el uso correcto del equipo hacen la diferencia. Por esta razón Musetti ha creado su Academia del Café, que ofrece varios cursos y talleres profesionales que tocan aspectos teóricos y prácticos. Entre ellas, la limpieza del equipo se convierte en un tema útil de aprendizaje en el curso básico, gratuito para los clientes de la empresa (venga y descubra todos los cursos de nuestra Academia).

¿Y qué hay de ti? En la cafetería, el servicio impecable es el resultado de la buena organización y la atención a los detalles. Para profundizar en este tema, le recomendamos que lea también el artículo «Guía para baristas: de la preparación del mostrador al servicio perfecto».

 

 

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

De momento no hay votos 😕

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¡Compártelo con tus amigos!